2 de enero de 2015

El Juramento de los Cinco Lores, una trama policíaca con luz propia

Tras las reseñas de La Onda Septimus y de El Báculo de Plutarco, los dos álbumes más recientes de la serie iniciada en 1946 por Edgar P. Jacobs, y a propuesta de uno de los lectores de este blog, he resuelto continuar mi valoración del guión, del dibujo y de la calidad en conjunto del resto de la serie, o, al menos, de las continuaciones. He aquí pues, para comenzar el nuevo año, mi análisis de un álbum muy especial para mi, el que me incitó a crear este blog y cuya lectura constituye uno de mis mejores recuerdos: El Juramento de los Cinco Lores. Esta historia de misterio firmada por Yves Sente (guión) y André Juillard (dibujo) fue publicada en francés en 2012 y cosechó cierto éxito entre los amantes de la serie. Aquí me dispongo a desgranar por qué.


Cinco lores que ocultan el pensamiento de un héroe histórico de malas manos, pero que ven sus vidas amenazadas una a una y ciertos objetos desaparecer del museo al que donaron los frutos de sus excavaciones arqueológicas. Sin revelar más, esta es la clave que, aderezada con toques de novela policíaca, Sente emplea para crear un Blake y Mortimer original y que se desmarca de sus predecesores inmediatos. Estamos ante un homenaje a la serie en sí, ya que los elementos arqueológicos recuerdan a El Misterio de la Gran Pirámide y las secuencias más policíacas evocan en cierto modo a El Caso Francis Blake, pero el empleo de recursos más propios de las obras de Agatha Christie hace inservibles más comparaciones. Además, la peculiar aparición de Olrik en la historia hace que se trate de un álbum excepcional. El guionista sigue la línea de Los Sarcófagos del Sexto Continente y ahonda esta vez en el pasado de Blake, aportando credibilidad, solidez y protagonismo al personaje. Por lo demás, el argumento es variado y está bastante bien dosificado, con micro suspenses al final de cada plancha a imagen y semejanza de las antiguas publicaciones en la revista Tintin pero rasgos modernos, con un ritmo más propio de los lectores de hoy en día.


El dibujo. Juillard, que desde que comenzó a trabajar en la serie no ha dejado de perfeccionar su trazo, está aquí en plena forma, superando sus anteriores entregas de los dos héroes británicos y logrando decorados estelares y varias viñetas inolvidables. Madeleine de Mille repite una vez más con el color, pasando a ser la única autora que ha estado en la serie des el comienzo de la continuación en 1996, y firma un trabajo estelar, que realza el trazo de Juillard con maestría y aval de experiencia y talento.


A modo de conclusión, querría destacar que la apuesta siempre arriesgada de enriquecer el universo de Blake y Mortimer (más aún cuando se trata de articular el pasado de uno de sus dos héroes principales y de crear una historia sin el villano endémico de la saga) encuentra aquí una expresión singular, única, atrevida y de calidad. Además, este álbum demuestra que salirse algo de los cánones de la serie puede resultar en un éxito que a la vez es respetuoso y perpetúa el inmenso legado de las aventuras de Blake y Mortimer con atractivo para los fans actuales y a la vez con ese aroma a siglo XX que también sienta al cómic línea clara. Sente y Juillard se reafirman como continuadores de pleno derecho, y abren varias puertas que podrían dar lugar a próximas aventuras verdaderamente interesantes...


Haced clic sobre las imágenes para ampliarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario