1 de febrero de 2015

Chantal de Spiegeleer: "René y yo nos influíamos mutuamente, a todos los niveles"

Un sueño hecho realidad. Eso es lo que ha significado para mi la entrevista que Chantal de Spiegeleer, viuda del difunto dibujante René Sterne, ha accedido a concederme, y que me ha permitido aclarar interrogantes que llevo madurando des hace varios años. En su primera entrevista en casi un lustro, la artista habla de su colaboración con Sterne, de cómo afrontó la continuación del álbum que este dejó inacabado y de sus próximos proyectos, avanzando incluso fechas aproximadas e impresiones muy precisas. Ha sido, como digo, un inmenso honor y placer como lector de cómic desgranar los misterios de la maldición de Blake y Mortimer y poder disfrutar en primera persona de mi admiración por la obra de esa excepcional pareja de artistas, René y Chantal. He aquí el resultado:



1. Es bien conocido su, magnífico, coloreado de los álbumes de Adler ¿Cómo trabajaba usted  con Sterne? ¿Aportaba usted además ideas sobre los personajes, las historias u otros aspectos de la serie? ¿Cuál era la influencia que ejerció su otra serie, Madila Bay? 

Nos influíamos, el uno al otro, a todos los niveles. Cada uno tenía opiniones e influencia sobre el otro. Criticábamos nuestro trabajo mutuamente para mejorar. Cada uno tenía sus puntos fuertes, que compartía con el otro. Yo le influí sobre la Línea Clara, al principio. Con el paso del tiempo, René encontró su propio estilo, más detallado. En lo que respecta al coloreado, me dejó hacer. Estaba satisfecho con ello. 


Tira extraída de la plancha 15 de El Goulag, dibujada y escrita por René Sterne
y coloreada por Chantal de Spiegeleer.

2. René Sterne publicó en su, desgraciadamente ya desaparecida, página web, una portada y algunos detalles sobre el proyecto que él mismo había elaboradopara continuar Blake y Mortimer con La Maquinación Voronov ¿Cuál fue su colaboración en el proyecto? ¿Puede contarme más sobre la génesis del mismo, sobre por qué se llevó a cabo? 

En los años previos a la publicación de La Maquinación Voronov, René fue tenido en cuenta y contactado por Yves Sente, entonces director editorial de Lombard, para hacer una plancha test. François Pernot, director general de Dargaud, apreciaba mucho el trabajo de René. Creía mucho en él también. Ambos quedaron convencidos por el mencionado proyecto de portada. Aún así, París quería a alguien más conocido. Es por ello por lo que prefirieron a André Juillard, una muy buena elección a su vez.


Estudio de portada para La Maquinación Voronov (1998).

3. Sabemos que René Sterne dejó los bocetos (más o menos acabados) de algunas planchas que no llegó a entintar. Finalmente, usted las redibujó siguiendo su storyboard ¿Por qué no haberlas entintado o retocado, en vista de su extraordinaria precisión, para ser incluso más (ya que el álbum es bastante homogéneo) “coherente” con las 29 primeras planchas que tuvo tiempo de entintar? 

René llegó a acabar las 29 primeras planchas antes de su muerte. Para el resto, solo dejó un découpage en formato A4, rápido, escueto, fluido, con varias imprecisiones y espacios en blanco. Me hizo falta dibujarlo todo y en el formato de las planchas, siempre más grandes que el formato álbum. (En conversaciones posteriores, y a insistencia mía, la artista me aclaró que sí existían algunos bocetos precisos más allá de las 29 primeras planchas, de 4 a 6, pero no más.)

Viñeta de la plancha 34 (en un estado anterior al boceto preciso y al entintado, que Sterne no llegó a realizar)
tal como fue imaginada por René Sterne, y que difiere ligeramente de la versión de Chantal de Spiegeleer.

4. Cuando su continuación del tomo 19 de Blake y Mortimer fur anunciada y publicada, se habló de quienes le habían ayudado a acabar el álbum a tiempo, con especial atención en Étienne Schréder ¿Cuál fue exactamente su aportación? ¿Entintaron y/o dibujaron los decorados, o también algunos personajes?

Étienne Schréder es el único que me ayudó para el álbum. Todo estaba ya dibujado cuando llegó al proyecto. Me corrigió algunos decorados, dibujó algunos más y me ayudó a entintarlos. No hizo nada con los personajes. Participó solo por cuestiones de calendario. Hacía falta acabar el álbum antes del final de ese año (2009). La ayuda de Étienne fue muy valiosa. Y también, el gran apoyo, sin fisuras, del editor. François Schuiten quiso ayudarme, pero por malas razones. Porque se trataba de Blake y Mortimer, sin duda, pero quiso tomar el mando y no se lo permití. Necesitaba ayuda para los decorados, uno de sus puntos fuertes, pero quiso hacer más, a pesar de no ser bueno dibujando personajes o tratando con la línea clara en sí, y quería imponer su visión. Por tanto, rechacé su ayuda. Aún así, quiso que su nombre estuviese en el álbum, a lo que, también, me negué.


La primera tira de la plancha 30 de El Manuscrito de Nicodemo,
en la que Chantal de Spiegeleer toma el relevo de su ya difunto marido al frente del dibujo. 

5. Adler contaba con muchos lectores y admiradores en el momento de la muerte de su creador, y, como se está viendo en los últimos meses, aún los tiene ¿Estaría usted interesada en crear una nueva aventura del héroe, siguiendo, tal vez, algunos proyectos que Sterne ya tenía en mente? ¿Estaría usted interesada también en volver a Blake y Mortimer, si la ocasión propicia se presentase? ¿Cuáles son sus próximos proyectos? 

Tras su último Adler, El Goulag, (Sterne) se consagró por completo a Blake y Mortimer. No podría continuar Adler, porque no lo haría tan bien, sobre todo en el guión. En lo que respecta a Blake y Mortimer, el editor y Jean Van Hamme me propusieron continuar, pero no me sentía capaz de respetar el ajustado calendario y al mismo tiempo hacer un buen trabajo. René estaba más adaptado que yo para Blake y Mortimer. No quería dejar en evidencia al editor con una serie tan importante, por lo que preferí renunciar.

También tenía un proyecto en curso; Le Lombard me había propuesto volver a una serie, Eclipse. Comencé a trabajar en ella uno, o dos, años antes de que René fuese elegido para continuar Blake y Mortimer. Van Hamme ya me había avisado. Tras Blake y Mortimer, volver a mi proyecto me resultaría muy difícil. Y cuánta razón tenía. La densidad, la complejidad del proyecto y las dificultades de la vida me han ralentizado mucho. Debo de haber batido el récord de retrasos en todo el cómic mundial. Sigo trabajando en dicho proyecto, que debería contar con 150 páginas.

Si todo va bien, estará acabado en otoño 2016.


Bocetos del tomo 1 de Eclipse, publicados por ActuaBD en 2004.

¡Gracias por haber respondido a mis preguntas y bravo por su gran trabajo en sus series, en Adler y en Blake y Mortimer!

2 comentarios: