23 de octubre de 2016

¡Ocho Horas en Berlín: el título del nuevo álbum de Bocquet, Fromental y Aubin, y otras sorpresas de El Legado de Jacobs!

¡El nuevo álbum de Bocquet, Fromental y Aubin ya tiene título! El álbum, que según se estima de momento saldrá a la venta en 2017, ha recibido el título provisional de Ocho Horas en Berlín, según se revela en El Legado de Jacobs. En dicho libro, que sale a la venta el mes que viene, también se revelan dos magníficos bocetos, con un considerable grado de acabado, de las planchas 6 y 7 del álbum. Ambas revelan a un Aubin en plena forma, y a un guion que parece explorar terrenos no muy tocados en álbumes anteriores, por lo que solo cabe esperar cosas buenas de este álbum. En las planchas en cuestión, Mortimer visita uno de los aeropuertos de Moscú para, tras ciertos problemas aduaneros, unirse a una aparentemente antigua conocida suya, Olga, quien tiene relación con la arqueología. El profesor embarca con ella en un avión, en el que conversan distendidamente... El suspense está servido.


Un avión en el aeropuerto de Vnukovo circa 1970. Es en este aeropuerto en el que comienza la acción de la plancha 6 de Ocho Horas en Berlín.

Pero El Legado de Jacobs, como ya comenzamos a desgranar la semana pasada, incluye muchas más sorpresas. En él André Juillard se presta a una extensa entrevista, en la que, además de dar sus impresiones sobre su trabajo general en la serie, incide en las clases de ambientes que le gusta dibujar. Precisa que El Báculo de Plutarco le pareció muy estimulante gráficamente por sus muchas escenas de guerra y por la marcada intervención de la aviación, que entiende como "un verdadero regalo para mí como dibujante" (y se nota mucho, a mi juicio, en el resultado). En cambio, se muestra algo frustrado por El Testamento de William S., en el que apenas hay viñetas grandes y en el que multitud de escenas se desarrollan en espacios cerrados y con personajes simplemente hablando ("faltan secuencias apasionantes", como bien dice el propio Juillard). Pronto publicaremos nuestra reseña de ese álbum (habiendo acabado de leerlo ya, cabe adelantar que Juillard no va en absoluto desencaminado con sus opiniones...).

Fue precisamente Yves Sente quien, tras la renuncia de Ted Benoit a continuar Blake y Mortimer más allá de La Extraña Cita, propuso a René Sterne (creador de la serie Adler) para ilustrar el nuevo guion de Jean Van Hamme, La Maldición de los Treinta Denarios. El editor quedó más que satisfecho con sus planchas de prueba, y Sterne se puso manos a la obra, hasta que murió inesperadamente en noviembre de 2016, hace ya prácticamente diez años. El mes que viene conmemoraremos el décimo aniversario de su muerte pero, en cualquier caso, El Legado de Jacobs es un magnífico libro a adquirir para cualquier admirador del trabajo de Sterne, ya que en sus páginas hay ilustraciones inéditas del autor, una precisa relación de su trabajo en la serie e incluso una entrevista con su viuda, Chantal De Spiegeleer, que acabó el álbum dejado inacabado por su marido.


El Legado de Jacobs ya está impreso (fotografía: Ryun Reuchamps).

Volviendo a Antoine Aubin, resultan llamativas las impresiones que da de su trabajo hasta ahora con Dargaud en Blake y Mortimer: afirma que le habría gustado "poder comunicarse más" con otros miembros del equipo creativo y que echa en falta tanto "un marco más creíble" para los álbumes de la serie que ha dibujado como "un ritmo más rápido de las historias". Por otra parte, añade que el nuevo tándem de guionistas con el que trabaja actualmente para su próximo álbum de la serie (como hemos dicho arriba, se trata de Ocho Horas en Berlín, a la venta el año que viene) se ha mostrado mucho más cercano y ha tratado de colaborar más con él. Apunta que, si muchos fans de la serie dicen que él es el más cercano al estilo de Jacobs, es porque "antes de empezar a trabajar en Blake y Mortimer, a diferencia de Benoit, Juillard y Sente, prácticamente no tenía estilo propio".

Sin embargo, admite que su mayor reto estuvo en el making-of de La Onda Septimus, un proyecto con el que "desde el principio no se sentía identificado", al ser una continuación del clásico de Jacobs por excelencia, La Marca Amarilla. Una vez le empezó a llegar el guion de Dufaux, los conflictos aumentaron: a Aubin no le gustaba trabajar con un guion escrito a trozos en vez de completo desde el inicio, y, hacia el final de la producción del álbum, el caos entre versiones del guion era tal que el propio Dufaux admite que "nadie sabía cuál era la definitiva". La inflexibilidad de Dufaux ante muchas de las sugerencias de Aubin acrecentó los problemas de comunicación entre ambos por sus visiones distintas de lo que debía ser el álbum, aunque entre ambos se reconocen ciertos éxitos, como el diseño de la nave espacial Orfeus.

Étienne Schréder acabó interviniendo para que el álbum pudiese ser publicado a tiempo para Navidad de 2013, y todos los implicados coinciden en que su incorporación fue "un alivio". Schréder llegó incluso a dibujar prácticamente en solitario (con algo de ayuda, eso sí, de José Luis Munuera) las últimas cuatro planchas del álbum y algunas viñetas de planchas anteriores. A pesar de todo esto, parece que Dargaud está considerando una secuela al álbum.

Seguiremos informando...

2 comentarios:

  1. Pues por lo que comentas de "Ocho horas en Berlin", este nuevo album promete...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras le dejen a Aubin acabarlo con calma y si el guion es bueno, tiene muy buena pinta. He visto las dos planchas del álbum que están en 'El Legado de Jacobs' y son francamente espectaculares.

      Eliminar