19 de noviembre de 2017

La Extraña Cita, ¿una historia demasiado ambiciosa o un éxito rompedor?

Con nuestra serie de reseñas, ya hemos cubierto todos los álbumes de la serie publicados entre 2004 y la actualidad, y ahora llegamos al trío de continuaciones que podrían considerarse "clásicas", por ser las primeras y generalmente las más apreciadas. La última aventura de este trío, y la que nos ocupa en este artículo, es La Extraña Cita, publicada en 2001 de la mano de Jean Van Hamme (guion) y Ted Benoit (dibujo). Como veremos ahora, ni su trama ni su dibujo están exentos de polémica, dando pie a la pregunta del título: ¿acaso es una historia demasiado ambiciosa o, por el contrario, se trata de un éxito rompedor?


Antes de entrar en materia, conviene dar un poco de contexto. Tras el éxito de El Caso Francis Blake, publicado en 1996 y primer álbum del tándem Van Hamme-Benoit, Dargaud encarga a los dos autores la realización de un segundo álbum. Como el propio Benoit apuntó en la entrevista que le hicimos hace algunos años, la sinopsis partió de un testimonio con tres misteriosas luces, que se convirtieron en los tres rayos de la portada y derivaron en una aventura de ciencia ficción en las llanuras del interior estadounidense. Ted Benoit tardó prácticamente cinco años en dibujarla; para compensar esta tardanza, Dargaud contrató a un segundo equipo de autores, Yves Sente y André Juillard, cuyo primer álbum, La Maquinación Voronov, salió a la venta en el 2000.


En esta entrega, Van Hamme deja claro por qué es uno de los mejores guionistas de cómic actuales. Le bastan cuatro planchas magistrales para situar la trama, en las que mezcla historia y ciencia ficción de forma bastante original. Ese es precisamente otro de los puntos fuertes de la aventura: recoge influencias y temáticas de álbumes anteriores, pero incorpora numerosos elementos nuevos y evita caer en grandes clichés. En este sentido, es destacable la ambientación estadounidense, inédita en la serie, y la variedad de secuencias, con un predominio claro de la acción que mantiene al lector enganchado de principio a fin. Por último, en este álbum se vuelve a apreciar el talento de Jean Van Hamme para añadir nuevos personajes recurrentes al universo de Blake y Mortimer; el profesor Ramírez podría interpretarse como un homenaje al Tornasol de Hergé, mientras que los agentes John Calloway y Jessie Wingo aportan dinamismo a una historia ya de por sí intensa.


Respecto del dibujo, solo con decir que hay varias planchas que podrían ser obra de Jacobs (entre ellas la 4, la 29 y la 35) ya se tiene una idea de la calidad gráfica de este álbum. Benoit está en su salsa, con una ambientación que aprecia (EEUU) y que él mismo documentó extensamente viajando al país. Por otra parte, la mayor presencia de secuencias de acción le permite lucirse, con resultados tan espectaculares como los de las planchas 26-29 o 18-20. Sin embargo, hacia el final del álbum se nota cierto cansancio gráfico, especialmente en los rostros de los personajes y en el acabado general del trazo. Es reseñable que esta fue la primera aventura de la serie que contó con la colaboración de Étienne Schréder, quien por aquel entonces ayudó a documentar y preparar varios decorados, entre ellos la base secreta de mediados del álbum.


En suma. ¿Arriesga Jean Van Hamme con esta aventura? Sí, desde luego, ya que recupera a varios personajes de álbumes anteriores (algunos "fallecidos"...), explora caminos de ciencia ficción nuevos para la serie, y prescinde de elementos arqueológicos y de otra índole que son también muy característicos de las obras de Jacobs. Pero... ¿triunfa? A mi juicio, sí, dado que consigue combinar una variada ambientación con una trama innovadora y mucha acción. A esto se le une un dibujo que, aunque se resiente ligeramente en las últimas planchas, brinda planchas y secuencias magistrales, embellecidas además por los colores manuales de Madeleine de Mille.

Se trata pues, no de una historia demasiado ambiciosa, sino de un éxito en toda regla, un éxito rompedor.

1 comentario:

  1. Completamente de acuerdo, es un álbum que no me canso de releer. El dibujo y el guión son impresionantes, una pena que el tándem no siguiera publicando más... Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar