Especial Navidades (I) - Amenaza en Hong Kong: uno de los mejores álbumes de toda la serie

Por fin está aquí. Dos años y medio después de que hablásemos de ella por primera vez, la nueva aventura de Blake y Mortimer ha llegado a las librerías. Se trata de Amenaza en Hong Kong, el primer tomo del díptico El Valle de los Inmortales, escrito por Yves Sente, dibujado por Peter Van Dongen & Teun Berserik, y cuyo segundo tomo, El Milésimo Brazo del Mekong, está previsto para 2019 o 2020. Ya desde los primeros extractos y detalles que conocimos en 2016, el álbum parecía muy prometedor, y a medida que se ha ido acercando su publicación ha ido creciendo mi entusiasmo con la que podría ser una de las mejores continuaciones de la serie creada por Edgar P. Jacobs. Ahora, una vez leído, ¿ha estado a la altura de estas expectativas, o, al igual que álbumes como La Onda Septimus, se queda en una entrega prometedora al principio y decepcionante al final?


Cuatro años después de atreverse con una precuela (El Báculo de Plutarco, dibujado por André Juillard), esta vez Sente apuesta por una continuación de El Secreto del Espadón, la primera aventura de Blake y Mortimer, retomando incluso algunas de sus secuencias en las primeras planchas del álbum. Ya aquí empiezan los aciertos del guionista: los tres primeros álbumes de la serie son, como explicaré en mis reseñas, los mejores, y la ambientación de guerra sienta muy bien a la serie y a sus personajes (al fin y al cabo, Jacobs los creó en los años 40 para una historia bélica, por lo que algunos como Blake, Olrik o Nasir pierden fuerza y carácter en álbumes posteriores). Además, Sente continúa la historia con ingenio: Olrik consigue escapar de Lhassa, Nasir sigue presente en la trama, el gobierno de Reino Unido vuelve a estar en funcionamiento (tal vez sea una reconstrucción demasiado rápida, pero encaja muy bien) y se vincula un acontecimiento imaginario (la Tercera Guerra Mundial de El Secreto del Espadón) con un conflicto real del momento (la Guerra Civil China).


Pero Sente no se limita a recuperar algunos de los mejores aspectos de la primera aventura de los dos héroes So British, sino que además innova bastante y con mucho éxito. Un buen ejemplo es su decisión de situar gran parte de la acción en Hong Kong: Blake y Mortimer nunca habían estado en el Sudeste Asiático, y tanto la mezcla de culturas como el ambiente colonial que había en la ciudad en ese momento (desde entonces ha cambiado mucho pero no ha dejado de ser una ciudad fascinante; para los que la visitéis, mi principal consejo es que no sigáis mi ejemplo y que vayáis a finales o principios de año, porque el verano allí es duro) encajan muy bien en el estilo de la serie. El guionista también incluye un nuevo invento de Mortimer (a la altura del Espadón o del Golden Rocket), personajes que ofrecen posibilidades interesantes para el segundo tomo (entre ellos, un señor de la guerra) y muchas secuencias muy buenas e intensas (las primeras planchas en China, la persecución de Mortimer por las calles de la colonia británica, las escenas en el Victoria Peak…), que ayudan a mantener la atención del lector a lo largo de toda la aventura.


No obstante, quizá el mayor éxito del álbum, sobre todo de cara al futuro de la serie, es el dibujo. Mientras que Sente lleva trabajando en la serie casi veinte años y ha escrito algunas de las mejores continuaciones de Blake y Mortimer (por ejemplo, La Maquinación Voronov o La Vara de Plutarco), esta es la primera vez que Van Dongen y Berserik firman una aventura de los dos héroes So British, por lo que la expectación era alta, sobre todo viendo los magníficos extractos que hemos ido conociendo desde 2016. Y los dos artistas holandeses no decepcionan: con un estilo parecido al de El Misterio de la Gran Pirámide pero a la vez original, dibujando con soltura todos los personajes y con detallismo los decorados, consiguen 53 planchas espectaculares y al nivel de algunas de las mejores de la serie. Aunque hay algunos fallos menores, probablemente irán desapareciendo a medida que cojan experiencia en la serie (como le pasó a Juillard), y en cualquier caso es un comienzo muy prometedor para los dos autores, que además brillan no sólo en el dibujo sino también en el coloreado (muy logrado, especialmente en algunas secuencias ambientadas en Connaught Road, Victoria Peak, Victoria Harbour y otras partes de la antigua colonia británica).


Yo tenía grandes expectativas sobre este álbum y, si algo está claro, es que ha estado a la altura, con un guion que recupera lo mejor de la serie pero a la vez innova con mucho acierto, un trazo original pero a la vez cercano al de Jacobs, y un coloreado moderno pero a la vez con toques clásicos. En definitiva, un álbum de Blake y Mortimer en toda regla, y, en mi opinión, uno de los mejores de toda la serie. El listón está alto para el segundo tomo...


Comentarios

  1. Hola Miguel, lo primero muchas gracias por el trabajo que haces en este fantástico blog, y luego preguntarte para cuando está prevista la publicación en España. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Norma aún no ha anunciado nada, suelen tardar un par de meses... En cuanto se sepa algo lo diré en el blog.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡Amenaza sobre Hong Kong: dibujo del primer tomo y storyboard del segundo!

La Onda Septimus: de la expectación a la decepción

El otro proyecto para dibujar La Maquinación Voronov, por Johan De Moor